"POR UN PLANETA LIBRE DE CONTAMINACION"

Entradas etiquetadas como ‘cfe’

¿CUANTO LE COSTARA AL PLANETA?

Diapositiva1

MUSICA AMBIENTAL

ECOTEC ARBOL 3

MEDIO AMBIENTE

Diapositiva1

CONCIENTIZACOIN SOBRE EL MEDIO AMBIENTE

Diapositiva1

 

JAPON ALBERGA LA PRIMERA CENTRAL QUE GENERA ELECTRICIDAD A PARTIR DE FIDEOS

Visual_QR_DO_NOT_RESIZE_BELOW_25mm_002
Diapositiva1
FIDEOS

Ingenieros japoneses han construido en la ciudad de Takamatsu la primera central eléctrica del mundo que genera energía a partir de residuos de alimentos, principalmente de fideos.
Todo sobre este tema

Nuevas tecnologías
Rusia ofrece a China competir juntas contra Boeing y Airbus
¿Por qué no brilla el futuro de la humanidad?
El carbino doblega al grafeno como material más resistente
Leer Más »

Esta localidad japonesa produce tales cantidades de fideos que a sus habitantes no les da tiempo de comérselos, por lo que las autoridades locales, en colaboración con equipos de ingenieros, encontraron para los excedentes de fideos un destino más productivo que simplemente echarse a perder en los vertederos.

Una tercera parte de los alimentos producidos en el mundo para el consumo humano (1.300 millones de toneladas anuales) se desperdicia, y actualmente ya existen varias técnicas que permiten convertir en energía los residuos de alimentos.

Los científicos y los investigadores afirman que el tratamiento de diversos tipos de residuos de comida constituye una fuente fiable de producción de electricidad o calor que, además, es inofensiva para el medioambiente, ya que, al empezar a descomponerse, los residuos emiten metano, la mejor fuente natural de energía que se conoce.

Esta propiedad de los alimentos corrompidos y las enormes cantidades de fideos que se producen en Takamatsu fueron los dos factores que llevaron a construir la primera turbina en el mundo que genera energía a partir de alimentos descompuestos. Según los diseñadores del proyecto, para que esta original central eléctrica funcione de manera eficaz se necesitan como mínimo un millón y medio de toneladas de fideos diarios, una condición que los restaurantes de la ciudad ayudan a cumplir sin problemas.

Este nuevo método de reciclaje también satisface a los residentes de la localidad: ahora, en lugar de pudrirse en el basurero, toneladas de fideos generan la energía suficiente para iluminar casi medio centenar de viviendas de forma prácticamente gratuita.

Los 5 experimentos científicos que pueden acabar con la humanidad

Diapositiva1Visual_QR_DO_NOT_RESIZE_BELOW_25mm_001
A continuación les presentamos los cinco experimentos científicos que podrían destruirnos a todos… o no.
Por lo general, confiamos en lo que dicen y hacen las personas que visten bata de laboratorio. Pero ¿qué pasa si uno de ellos decide poner el conocimiento y la ciencia por encima de todo lo demás y desencadenar acontecimientos que conducirían a una catástrofe global, incluso universal? Les presentamos cinco peligrosos experimentos que pueden llevar al Apocalipsis.

1. Recreación del ‘Big Bang’

El ‘Big Bang’ no deja de interesar a los científicos, que, decepcionados por no haber presenciado el evento que significó el inicio de todo lo que existe, arden en deseos de que la Gran Explosión vuelva a ocurrir. Y ya están haciendo que ocurra, al reproducir in vitro un millón de tales explosiones por segundo.

Nos referimos al Gran Colisionador de Hadrones, nuestro posible asesino, puesto en marcha en septiembre de 2008. Es en esta máquina donde las mentes más brillantes del mundo de la física aceleran las partículas elementales por un anillo de 26 kilómetros para ver qué pasa

El principal problema es que ningún científico sabe exactamente cuáles pueden ser las consecuencias de estos experimentos. Quizás el descubrimiento más importante que permitirá el Colisionador será precisamente que este artefacto es capaz de pulverizar el planeta.

2. El efecto Zenón cuántico

Durante muchos años, los científicos han estado escudriñando el cosmos en busca de la antigravedad, que no saben si existe pero que se empeñan en llamar “energía oscura”. Pero lo más raro de todo es el efecto Zenón cuántico, una teoría que afirma que, con solo observar las partículas, las cambiamos (o más bien, cambiamos el nivel en el que se descomponen). ¿Cómo? Bueno, eso nadie lo sabe.

Un reconocido científico, el profesor Lawrence Krauss, propuso una teoría según la cual la simple observación de la energía oscura puede provocar su destrucción, lo que a su vez provocaría la destrucción de nuestro Universo.

Krauss cree que el resultado no tardará en llegar, sobre todo teniendo en cuenta que a finales de los años 90, cuando los científicos tuvieron la suerte de detectar la energía oscura, se observó una serie de explosiones de supernovas.

3. Materia extraña

Es una sustancia hipotética compuesta de ‘quarks’, las partículas que construyen nuestra realidad.

Hay dos hipótesis sobre la materia extraña. La primera afirma que esta va a desaparecer inmediatamente después de ser generada. La segunda sugiere que esta materia se estabilizará y empezará a convertir en la misma materia extraña todos y cada uno de los átomos que encuentre en su camino.

Ahora imaginen, al menos en teoría, qué hará esta materia extraña en el supuesto de que aparezca en la Tierra.

Afortunadamente para nosotros, la materia extraña solo puede surgir como resultado de colisiones de alta energía de las partículas elementales, de modo que no hay peligro en absoluto. Pero, esperen… ¡Tenemos el Gran Colisionador de Hadrones! Al construirlo, los científicos esperaban descubrir qué se genera al colisionar los átomos en un enorme túnel subterráneo, y la materia extraña figura en la lista de posibles descubrimientos.

4. Viajes a través del tiempo

A las muchas maneras posibles de poner fin al universo con la ayuda del Colisionador podríamos añadir los viajes a través del tiempo. Que hasta ahora ningún científico serio esté desarrollado la tecnología para estos viajes no excluye que alguien pueda descubrirla por casualidad, como ocurrió con la penicilina.

Una de las sugerencias es que las continuas colisiones de alta energía de las partículas elementales en el Colisionador abran un agujero en el tejido del universo, y que las generaciones futuras aprendan a utilizarlo para viajar a través del tiempo… con todas las consecuencias y riesgos que eso conllevaría.

5. Nanotecnología

Las tecnologías modernas tienen como meta producir dispositivos cada vez más pequeños y complejos. En ese sentido, la nanotecnología, que permite crear robots del tamaño de una molécula, es justo lo que hace falta.

¿Y en qué nos beneficia eso a nosotros? Bueno, pues imagínense millones de máquinas microscópicas que viajan a través de los vasos sanguíneos de personas enfermas para atacar un tumor maligno, o para destruir el virus del sida con pequeños láseres, etc.

Pero, fantasías aparte, existe un problema real, que es cómo producir en masa estos diminutos aparatos. La solución es simple: hay que enseñarles a producirse a ellos mismos a partir de materiales sacados de su entorno.

El problema de los nanorobots es que son capaces de convertirse en auténticos exterminadores de todos los organismos celulares, y podrían llegar a acabar en una sola noche con toda la vida orgánica. Eric Drexler, uno de los padres fundadores del concepto de nanotecnología, ha presentado varias teorías escalofriantes sobre el día del juicio final. Por ejemplo, un escenario conocido como el ‘problema de la plaga gris’ sugiere que los robots, al autoproducirse, consumirían todo el material disponible en el planeta, junto con la propia Tierra. El resultado de este proceso sería que una masa gris formada de nanorobots acabaría flotando a la deriva en el espacio.

Mientras tanto, los científicos informan de que están trabajando en un nanorobot ‘reproductor’, una especie de ‘abeja reina de los nanorobots’ capaz de producir miles de millones de máquinas diminutas… y de controlarlas.

Aunque quizá nos salvaremos de este triste panorama gracias al Gran Colisionador de Hadrones… que ya nos habrá matado antes.

La Casa Blanca y la Nasa piden ayuda a la población en la ‘cacería’ de asteroides

Diapositiva1Visual_QR_DO_NOT_RESIZE_BELOW_25mm
La Casa Blanca y la Nasa pedirán este martes a la población ayuda en la búsqueda de asteroides que podrían chocar contra la Tierra con consecuencias catastróficas.
“Esto es realmente un llamado a la acción para encontrar todas las amenazas de asteroides para la población humana y llegar a saber qué hacer con ellos”, dijo el lunes Lori Garver, la subdirectora de la Nasa, citada por ‘The Washington Post’. Según Garver, la caza de asteroides demostrará que “somos más inteligentes que los dinosaurios”.

El organismo ha decidido que la búsqueda de rocas asesinas en el espacio debería ser el último de una serie de “Grandes Retos” (un elemento de la estrategia del presidente Obama para la innovación de Estados Unidos), en los que el Gobierno ayuda a crear asociaciones público-privadas y en ocasiones ofrece recompensas para ideas innovadoras.

La Tierra coexiste con un enjambre de asteroides de distintos tamaños. En los últimos 15 años, tras una serie de búsquedas, algunas financiadas por la Nasa, han sido detectados un 95% de objetos cercanos a la Tierra cuyo diámetro es mayor de un kilómetro y sus trayectorias están calculadas.

Pero a medida que desciende la escala de tamaño, estos objetos se hacen más numerosos y más difíciles de detectar. El Congreso encargó a la Nasa encontrar todos los asteroides mayores de 140 metros de diámetro en 2005. Los asteroides de ese tamaño son considerados generalmente lo suficientemente grandes como para arrasar una ciudad.

Según la Nasa, también hay probablemente unos 25.000 asteroides cercanos a la Tierra que son mayores de 100 metros y solo el 25% de ellos ha sido detectado.

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: